Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Post de aproximación a los distintos significados, matices, vertientes y atributos que puede tener el concepto de diseño cuando nos referimos a usabilidad y experiencia de usuario. El orden en que los cito no es casual: pretendo establecer cierta jerarquía (falsa o forzada, seguramente, en algún caso) que ayude a afianzar los conceptos. Esto mismo pretende el mapa mental que cierra el post. Son conceptos de desarrollo web totalmente extrapolables (salvo, quizás, en los aspectos relativos a SEO, pero este post no profundizará tanto) al desarrollo de productos e-learning.

Diseño de experiencia de usuario: comprende arquitectura de información, diseño instruccional y usabilidad, pues la experiencia de usuario engloba todas las facetas del producto, tanto las que definen sus características como las derivadas de su uso por parte de las personas.

Diseño centrado en el usuario: su objetivo es cubrir las necesidades y expectativas de un usuario concreto atendiendo a sus características específicas. Para acometerlo, por lo tanto, es imprescindible identificar el público objetivo de la web o curso. Si los futuros usuarios participan en el diseño se habla entonces de diseño participativo. Y eso no es todo: el diseño emocional es aquel que se centra en la actitud emocional del usuario al interactuar con la web (o cualquier otro producto). En este enlace puede leerse una entrevista con Donald Norman, autor de “El diseño emocional” (2005).

Diseño universal e inclusivo: el diseño inclusivo es aquel que pretende ser útil a otros grupos más allá del usuario medio, es decir, pretende hacer accesible el producto a las personas que padezcan alguna discapacidad, teniendo esto en cuenta en todo el proceso, desde la arquitectura de la información hasta facilitar la tarea de tecnologías asistivas. Pero el verdadero objetivo del diseño inclusivo es tender al diseño universal: aquel que pretende llegar al mayor número de personas posible sin que sea necesario un distinto tratamiento de los contenidos para unos y otros.

Diseño de interacción: es el que determina el funcionamiento de los sistemas que el usuario encontrará durante su interacción con la computadora. Su objetivo: que la interacción entre persona y computadora (HCI) sea eficaz y confortable, que sea usable.

Diseño instruccional: cuando en el diseño de interacción de un curso establecemos también una estrategia pedagógica o el diseño ya viene predeterminado por esta, hablamos entonces de diseño instruccional. De la definición que da Wikipedia me gustan las fases y el formato de encuadre (este último es el abc de lo que debe ofrecer un curso e-learning a sus alumnos para ubicarlos adecuadamente).

Diseño sólido: es aquel en el que el website tiene unas dimensiones fijas que determinan su estructura y el tamaño de los elementos que lo componen. Constreñida por estos valores fijos, la experiencia de usuario no será la misma en distintas resoluciones de pantalla (por ejemplo, cuando aparecen las barras de scroll).

Diseño líquido: en donde el tamaño del website se adapta a la resolución del navegador en el que se visualiza. Esta característica unas veces facilitará la lectura y, otras, la dificultará.

Diseño elástico: ni sólido, ni líquido… los elementos y la anchura dependen del tamaño de la fuente. La web se reescala al aumentar o disminuir el tamaño de la fuente. Un comentario sobre diseños líquidos y elásticos puede leerse aquí. Para evitar estos contratiempos surge el diseño web sensible, en el que el website se adapta a la resolución del navegador, pero para ello hay que cargar distintos estilos css, lo que aumenta el peso de la web.

Diseño en usabilidad y UX

Anuncios