Etiquetas

,

DreamweaverDreamweaver copa el 90% del mercado de editores web, su dominio es absoluto. ¿Es la mejor herramienta? En lo que hace, en lo que propone, yo creo que sí. Me explico: se trata de un programa de largo recorrido. Yo empecé a usarlo cuando era un software de Macromedia, antes de que Adobe comprase la empresa (3.400 millones de dólares le costó la operación). En primera instancia surgió, sobre todo, como un editor WYSIWYG: cualquiera, aún sin saberse ni una etiqueta de HTML, podía montarse su propia web. Lo que ves es lo que obtienes. Vale, muy lejos de un desarrollo profesional (sobre todo muy lejos de los estándares a los que ahora estamos acostumbrados), pero en los años siguientes explotó la web 2.0, el usuario se convirtió en el contenido de la red, y creo que eso ocurrió en gran parte por aplicaciones y servicios que daban este tipo de facilidades. Si te daban facilidades para generar contenidos solo faltaba la manera de compartirlos. Dreamweaver, además de editor WYSIWYG, era y es un gestor de sitios, así que con la misma herramienta podías diseñar tu web (cargando plantillas CSS predeterminadas, si lo deseabas), previsualizar tu trabajo y subirlo a tu hosting. Eso es ser versátil.

Se le criticó desde el esnobismo de los diseñadores web, no sin razón, que predisponía al uso de tablas para maquetar los contenidos de un website, lo que generaba mucho código en cierto modo inútil que enlentecía la carga de la página por parte de los navegadores. Ahora Dreamweaver forma parte de la Creative Suite (CS) de Adobe, que va por la versión 6. Esta pertenencia a la suite de Adobe es una de sus actuales ventajas, por las herramientas que lo acompañan (ojo, no olvidemos su precio). Soporta CSS (separar el diseño de los contenidos limpió las webs de código basura), JavaScript, HTML5 y se ha actualizado para cumplir los estándares del W3C y asegurar la interoperabilidad entre navegadores. Corre tanto en Windows como en Mac. Dreamweaver dispone de una librería de snippets y permite que el usuario guarde sus propios snippets personalizados.

¿Por dónde me gustaría que siguiese evolucionando? Una de las novedades que introdujo la versión actual (abril 2012) es la posibilidad de integración con PhoneGap Build, una web de Adobe que permite convertir archivos HTML en aplicaciones para dispositivos móviles (y que rulen tanto en Android como iOS, Windows Mobile, etc.). El 80% de la navegación web actual se hace a través de tablets y smartphones. El desarrollo de aplicaciones para estos entornos no es el futuro, es el aquí y ahora.

Anuncios