Etiquetas

,

StippleStipple es una aplicación nube que permite crear imágenes interactivas. Para acceder al servicio hay que solicitar una invitación (en mi caso, tardaron un par de días). Sus características… mejor las explico con un gráfico editado con Stipple.

¿Cómo funciona? Primero creé la imagen en Photoshop, sin complicarme mucho la vida. Me logueé en Stipple, subí la imagen, acepté los términos del servicio (sin leerlos, por supuesto) y con el tag creator fui añadiendo tooltips en las zonas de la imagen que me interesaban, incluyendo el vídeo promocional de Stipple. Pueden añadirse textos, otras fotos, enlaces, perfiles de usuario o vídeos. Integra redes sociales y otras aplicaciones para vincular contenidos de ellas, como Twitter, Foursquare, LinkedIn, etc.

Stipple no solo permite compartir las imágenes a través de Twitter o Facebook, sino que además tiene su propia red social. A mí, que cada aplicación en la nube tenga su propia red social me cansa, estoy un poco hartito de tener que registrarme y administrar perfiles por ahí adelante. Estoy agotando las páginas de “mi libreta secreta de claves de usuario y contraseñas”. En fin, el caso es que en Stipple de cada imagen aparece una ficha con información del autor, el enlace, el código para embeberla en otro sitio, los inevitables “me gusta” y a quién le ha gustado, y un cuadro de texto para añadir comentarios.

En cuanto a la posibilidad de embeberla… no me la he traído directamente al blog porque no he conseguido que funcionase en wordpress.com. De ahí que haya tenido que poner un enlace. En WordPress CMS sí que corre, instalando el plugin correspondiente. He hecho pruebas en dos webs que administro y en ellas se veía perfectamente con los navegadores que suelo testear: Firefox, Safari, Chrome y Explorer.

Una última cosa: ¿Interactividad?… bueno, yo creo que la interactividad no es hacer clic para abrir un popup o un tooltip. Interactividad es involucrar al usuario con el contenido. Requiere, por tanto, de una buena idea y seguir una estrategia, digamos, narrativa. Calificamos alegremente cualquier cosa de “interactiva” cuando, como yo he hecho en este caso (lo reconozco), nos limitamos a obligar al usuario a pulsar o hacer mouseover para poder acceder a la información completa. Con esa idea de lo “interactivo” lo que estamos haciendo es alejar al usuario de la información, poniéndole clics intermedios. Acepto que resuelve situaciones en las que hay que maquetar mucho contenido, y que si discriminamos correctamente entre información de primer y segundo orden es aceptable; pero la interactividad tiene que aportar valor al contenido, debe servir para cautivar al usuario. Pero esto son ya consideraciones ajenas a esta aplicación.

Anuncios