Etiquetas

, ,

Publicar este post supondrá el tuit nº100 de la cuenta de Twitter asociada a este blog, así que para celebrar tan irrelevante efeméride lo chachi sería dedicar el artículo a Twitter y a sus posibles usos en educación. Ya sabes: crear grupos de alumnos, como compilador de enlaces y recursos, como herramienta motivadora, como herramienta socializadora…

Pero no voy a hacerlo. Porque no puedo reflexionar sobre Twitter sin recordar a Noam Chomsky. En concreto, viene a mi cabeza un argumento de Chomsky que escuché en un documental que programó, creo que en 2002, el canal que antes se llamaba Documanía. Así que este post será un excurso deshilvanado sobre el pensamiento de Chomsky, sin nada que ver con el e-learning, por lo que pido disculpas.  En fin, la cita de Noam Chomsky a la que me refería antes es la siguiente:

En los medios de comunicación USA debes cumplir el requisito de ser conciso. Debes decir las cosas entre dos anuncios o en 600 palabras. Y es importante, porque lo bueno de la concisión es que solo puedes repetir pensamientos convencionales.

Cuando conocí Twitter y su límite de 140 caracteres, mi recuerdo enfocó inmediatamente a esta declaración de Chomsky. El documental en el que la oí se titula “Manufacturing consent: Noam Chomsky and the media” y es una producción canadiense realizada por Mark Achbar y Peter Wintonick. En él se revela al espectador la teoría de Chomsky sobre el adoctrinamiento de la sociedad a través de los medios de comunicación expresada en el libro “Los guardianes de la libertad”, escrito en 1988 junto a Edgard S. Herman. En un buen guiño narrativo, el documental está articulado a través de las declaraciones del protagonista ante distintos medios de prensa, en conferencias o coloquios. Además de esta estructura, que determina una narración original sin perder coherencia (el docu está muy bien editado), encontramos múltiples pinceladas de un humor sutil e inteligente.

Mal parados salen medios de comunicación acostumbrados a situarse por encima del bien y del mal, como The New York Times, The Washington Post o las principales cadenas de TV estadounidenses.

Vivimos en una sociedad adoctrinada…

Manufacturing consent: fabricación del consentimiento… propaganda.

El docu está dividido en dos capítulos. En el primero de ellos, titulado “Control del pensamiento en sociedades democráticas”, se describe cómo funciona la propaganda que, para Chomsky, tiene dos objetivos: la que llama “clase política” (se refiere a un 20% de las personas, medianamente educadas y con algún poder de decisión) y después está el 80% restante, cuya “función principal es seguir órdenes y no pensar (y normalmente son los que pagan los gastos)”. Así, los medios “determinan, seleccionan, amoldan y restringen a fin de servir a los intereses de los dominantes grupos de élite de la sociedad”.

El documental es una producción de 1992. Entonces, Internet estaba en pañales y ni siquiera se predecía la web 2.0. La fabricación del consentimiento, hoy en día, ha encontrado una herramienta de poder inaudito en los algoritmos de los motores de búsqueda 1. (NOTA MENTAL: escribir algún día algo sobre la red off Google). A estos algoritmos se les podría aplicar la siguiente frase de Chomsky, también extraída del documental y, por supuesto, no pensada para ellos:

Una percepción del mundo que satisface las necesidades, intereses y percepciones de los vendedores, los compradores y el producto.

En el documental se recogen réplicas e interpelaciones de diversas personas al discurso de Chomsky (como, por ejemplo, la de Karl E. Meyer, editorialista de The New York Times), recurso que sirve para hacer progresar la narración. La producción es complaciente con el pensamiento de Chomsky, pero no cae en lo panfletario ni en la hagiografía.

Una gran parte de la primera parte del docu compara el diferente tratamiento informativo que tuvieron en los medios de comunicación norteamericanos dos atrocidades coetáneas: los genocidios de Camboya y Timor Oriental, basándose en que los genocidas eran en un caso los “malos oficiales” y, en el otro, un país aliado.

Activismo de fanáticos…

En la segunda parte, titulada “Activando la disidencia”, Chomsky, además de negar que su discurso sea una teoría de la conspiración, se queja de la escasez de recursos que una persona intelectualmente crítica tiene a su alcance para estar informada, lo que la obliga a analizar críticamente un gran surtido de medios. Tanto que, en sus propias palabras, “hay que ser un fanático para dedicar tanta energía y tiempo, comparando las mentiras de ayer con las fugas de hoy”. Hoy en Internet tenemos herramientas para convertirnos en content curators. Los medios de comunicación entre personas, redes de comunicación como Twitter, pueden activar la disidencia exponencialmente. Y ello a pesar de la concisión, a pesar del límite de los 140 caracteres… pues para eso existe el hipertexto ;-). Otra cita de Chomsky en el docu, en referencia al sentimiento de soledad y a la indefensión intelectual (después de acusar a los medios de comunicación tradicionales de tratar de mantener a la gente aislada):

Mucha gente reconoce que las instituciones organizadas no reflejan sus preocupaciones, intereses y necesidades. Sienten que no participan de forma significativa en el sistema político. No sienten que los medios les digan la verdad ni tan siquiera que reflejen sus preocupaciones.

Estos sentimientos de aislamiento pueden vehicularlos hoy herramientas como Twitter. Con sus limitaciones, claro: entra en Twitter y mira los trending topics de este momento. O ha pasado algo realmente grave o los trending topics están copados por beliebers, directioners o belenestebaners. Sin embargo, ahí está Twitter… con su poder de convocatoria y su potencial de comunicación. Úsese responsablemente, es mi conclusión.

La conclusión del docu, que no desvelaré, es premonitoria y con un tinte devastador. Ahí queda eso. Pero, en cualquier caso… everybody get on board.

¿Y la red?

Como ya he dicho, el docu es de 1992, el jurásico de Internet. ¿Qué dice Chomsky de las nuevas herramientas de comunicación? Es interesante leer esta entrevista en el diario El País, ya de 2009, en la que Chomsky dice que la información es hoy (2009) más homogénea que nunca y aboga por pelear por la net neutrality.

Otro enlace interesante. Chomsky sobre wikileaks.

Ah!, otro suceso que, en su día, me llevó a evocar a Chomsky (aunque no tenga nada que ver con Internet): la victoria en el campeonato mundial de fútbol y el grito de la gente “yo soy español, español…” que me remitió a esta cita:

La información deportiva sirve para crear actitudes irracionales de sumisión a la autoridad. La cohesión de los aficionados es un entrenamiento de patriotería irracional.

Y termino recordando que ese documento que circula por la Red, titulado “Las 10 estrategias de manipulación mediática”, y atribuido a Chomsky, es un fake.

1 Nota para el Googlebot: no te mosquees por ese comentario, bicho, o te retuerzo el algoritmo.

Anuncios