Etiquetas

,

BYOD es el acrónimo de “bring your own device“… trae tu propio dispositivo. Se utiliza en m-learning para describir la situación, o experiencia, o estrategia didáctica que supone el hecho de que el alumno utilice su propio dispositivo en su aprendizaje, no el que le proporciona la escuela o la empresa. BYOD necesita de la interoperabilidad entre dispositivos de los recursos educativos, pues es probable que los alumnos accedan desde distintos medios, lugares y momentos: pc de escritorio, tablet, laptop, smartphone, e-book reader, etc. Ello ha de tenerse en cuenta en el momento de establecer una estrategia pedagógica y planificar recursos como contenidos educativos, plataformas, redes de acceso, seguridad, aplicaciones de evaluación y seguimiento, etc.

BYOD viene del mundo laboral, donde sirve para bautizar el hecho de que el empleado utilice, por elección propia, su propio dispositivo para trabajar y no el que le facilita la empresa. Aplicado al e-learning se encuadra, como es evidente, dentro del mobile-learning.

¿Ventajas?

En el ámbito laboral se dice que BYOD puede hacer a los empleados más productivos… en el mundo de la enseñanza se podría traducir esto como optimización del tiempo, motivación para aprender y facilidad para acceder a los contenidos.

El alumno tiene libertad para elegir las aplicaciones de software con las que quiere trabajar. Elegirá seguramente aquellas con las que está familiarizado (su procesador de texto favorito, el reproductor multimedia al que está acostumbrado, el editor de imágenes que suele usar…) lo que contribuye a hacer amigable el entorno educativo. Usará el mismo dispositivo en casa que en la escuela.

Por otra parte, si el alumno aporta su propia herramienta para hacer el curso, ello supone un ahorro en tecnología para la entidad formadora, sea una escuela o una empresa, e incluso para el propio alumno.

BYOD fomenta, no es necesario decirlo, el uso de las TIC en la educación, facilitando las tendencias pedagógicas que han surgido al amparo de las nuevas tecnologías: gamificación, comunidades de práctica, simulaciones, flipped classroom, PLE y PLN… y las que están por llegar.

Personalmente creo que más que una estrategia es una tendencia que impone el mercado a través de la disparidad de dispositivos ofertados, y que deviene en situaciones, por ejemplo, como el always on. BYOD debe ser tenida en cuenta a la hora de definir una estrategia pedagógica, un itinerario formativo o unas directrices de dinamización. Y, sobre todo, esta tendencia debe ser tenida en cuenta para evitar que, como también se apunta desde el mundo de la empresa, BYOD no se convierta en bring your own disaster… trae tu propio desastre.

Derivaciones: hay quien habla de BYOT (bring your own technology: trae tu propia tecnología), BYOA (bring your own applications: trae tus propias aplicaciones) o BYOB (bring your own behaviour: trae tu propio comportamiento), para no limitar esta experiencia a dispositivos, sino también a aplicaciones de software, como ya he citado más arriba, donde cada alumno emplea un tipo de navegador, procesador de texto, sistema operativo, etc.

Enlaces relacionados:

Referencias sobre BYOD y educación en inglés:

Y una buena reflexión en español:

Anuncios