Etiquetas

El e-learning, o cualquier otro proceso de formación en la empresa, no es más que una pieza de un conjunto superior dentro de la organización: la gestión del conocimiento, lo que los ingleses llaman knowledge management, y que, en la mayoría de los casos, no está planificado ni registrado, sino que se le considera (cuando se le considera) un concepto abstracto dentro del organigrama de la corporación, algo que fluye según sus propias reglas, casi al margen de las competencias directivas. Sin embargo, la gestión del conocimiento es el proceso que más ventajas competitivas puede proporcionar a la empresa. El know-how de una entidad es un activo más (intangible, pero activo), un activo fundamental, y como tal debe ser tratado y potenciado.

Gestión del conocimiento

¿Cómo se gestiona el conocimiento? En base a tres procesos básicos: identificación, creación y transmisión. Para la correcta administración de estos procesos existen diferentes herramientas, unas comunes a los tres procesos y otras específicas de cada uno de ellos, siempre teniendo en cuenta que su pertinencia dependerá del tipo de organización de que se trate.

Identificar el conocimiento

Hay que determinar qué conocimiento es útil al objeto social de la empresa, averiguar dónde está y registrarlo para evitar que se pierda. El know-how de una empresa podemos encontrarlo en las personas, en los objetos y en los procesos. El primer paso para identificarlo, es una obviedad, es entender la empresa. Herramientas para hacerlo: datawarehouse, el datamining, intranets corporativas, los software de colaboración en proyectos tipo Basecamp, etc.

Crear conocimiento

Se trata de crearlo o facilitar las condiciones adecuadas para ello. Dependiendo de la naturaleza de la empresa es posible emplear redes sociales, wikis, comunidades de práctica, gestión de competencias, la creación de organigramas, de directorios, comisiones de expertos, asistencia a eventos informativos…

Transmitir conocimiento

Si el conocimiento no llega allí donde puede ser útil, si quien necesita emplearlo no lo recibe, de nada vale identificarlo, registrarlo o crearlo. El conocimiento se transmite de dos formas en las corporaciones, una formal, que pueden representar todas las metodologías de formación en la empresa (presencial, e-learning, blended, mobile, etc.), y otra informal, en el devenir diario del trabajo, en reuniones, sesiones, charlas informales, etc.

Procesos de gestión del conocimiento

Ventajas

Una adecuada gestión del conocimiento en la empresa puede aportar ventajas como la optimización de los procesos de desarrollo de producto, la creación de protocolos de aplicación de soluciones más eficientes en tiempo y forma a los problemas que se presenten, la cohesión de los equipos de trabajo a través de la colaboración y la transmisión de información (cultura de empresa) y el desarrollo de nuevas estrategias, en definitiva, que deriven en ventajas competitivas.

Para saber más:

La entrada de Wikipedia sobre gestión del conocimiento. En ella encontraremos diversas definiciones de diferentes autores, pues no se ponen de acuerdo y cada uno aporta su visión. Además, si funcionan, siempre está bien explorar los enlaces y referencias del artículo.

CANALS, Agustí (2003). “La gestión del conocimiento”. En:Acto de presentación del libro Gestión del conocimiento (2003: Barcelona) [en línea]. UOC. [Fecha de consulta: 12/12/12].

En este artículo de Cibersociedad, distinguen entre gestión de la información y gestión del conocimiento.

Por último, en el portal gestiondelconocimiento.com, de la Fundación IberoAmericana del Conocimiento, encontraremos documentos, blogs, foros, formación y recursos.

Anuncios