Etiquetas

,

Perfiles profesionales implicados en el desarrollo de la formación a través de TIC (quiénes son, qué herramientas utilizan y qué competencias necesitan dominar). 

Los cursos e-learning son productos complejos, necesitados de personas que dominen distintas competencias técnicas y creativas y, por lo tanto, involucran diferentes perfiles profesionales. Una aproximación a la descripción de las responsabilidades de estos perfiles y las herramientas y competencias que les son necesarias es lo que pretendo abordar en este artículo y me baso para ello en los factores de calidad expuestos en otros post y en mi experiencia laboral.

Product ManagerProduct Manager: Jefe y líder del equipo de desarrollo, responsable último del producto. En contacto con el cliente, recaba de este los requerimientos técnicos del proyecto y los objetivos de aprendizaje que es necesario cubrir, en base al público objetivo al que va destinado el curso. Debe conocer las tecnologías asociadas a los procesos de producción multimedia e interactivos (lo que incluye desde nociones de aprendizaje en adultos a arquitectura de la información, edición, diseño, programación y usabilidad), pues sus deberes son formar el equipo de trabajo, repartir tareas, asignar fechas creando un cronograma de desarrollo y velar porque se cumpla. Colabora firmemente, si no es el responsable exclusivo, en la elaboración del presupuesto y otra de sus misiones durante el desarrollo es que este no se desvíe de lo previsto. Por todo ello son competencias asociadas a este perfil, además de los conocimientos técnicos antes citados, dotes para el liderazgo de equipos, planificación, gestión del tiempo, toma de decisiones, resolución de problemas, negociación, habilidades comerciales, orientación a resultados y orientación al cliente. Herramientas: además de Open Office o MS Office necesitará programas de gestión de proyectos como MS Project, Gantter, Trello, Basecamp, Asana, etc.

Experto en contenidosExperto en contenidos: Es quien decide qué contenidos son necesarios abordar en el curso para que el alumno alcance los objetivos propuestos. Su primer requisito es ser un gran dominador de la materia en cuestión. Es un perfil de documentalista generalmente ajeno a la empresa, que debe buscar a un experto que domine la materia para encargarle el trabajo bajo unas determinadas pautas sobrevenidas del proceso de producción y a las que el experto debe atenerse (por ejemplo, si es el caso, determinar la fuente, tamaño e interlineado y el número de páginas mínimo de su trabajo, para calcular el número de horas de formación que pueden desarrollarse en base a la documentación aportada). Además del grueso de contenidos debe elaborar también cualquier excurso o complemento, los textos para las evaluaciones y pruebas y el glosario. Su consejo es seguramente el más valioso a la hora de establecer un temario o índice. Debe ser alguien concienzudo, escrupuloso, creativo, flexible para trabajar con perfiles profesionales alejados del suyo y que sepa por ello trabajar en equipo. Herramientas: buscadores, bases de datos, bibliografías y un procesador de textos son las herramientas necesarias para este profesional.

PedagogoPedagogo: Es el responsable de idear un tratamiento didáctico para los contenidos elaborados por el experto, con quien trabaja en estrecho contacto, siempre sin perder de vista las características del grupo objetivo al que va destinado el curso. Su trabajo determinará en gran parte la arquitectura de información del curso, por lo que también colaborará con el diseñador instruccional. Elige la metodología y el tipo de recursos que se emplearán para el tratamiento de contenidos. Redactará la guía didáctica del curso (documento destinado a los alumnos) y la guía de producción, para los desarrolladores, referencia a la que acudir durante el proceso de creación. Debe conocer bien los métodos de aprendizaje en adultos y el entorno e-learning para saber realizar propuestas viables, además de ser una persona creativa, con capacidad para trabajar en equipo y tomar decisiones. Herramientas: Open Office o Ms Office.

InstruccionalDiseñador instruccional: Entiendo este perfil en un concepto amplio, que abarca la arquitectura de contenidos. No le llamo “arquitecto de contenidos” porque en el mercado del e-learning, al menos hasta ahora, al referirse a las competencias de estos profesionales se emplea la mayoría de las veces el término diseñador instruccional. Su tarea principal es definir por completo la navegación del curso, estableciendo la estructura hipertextual de los contenidos a través de mockups. Colabora para ello, como es evidente, con el pedagogo que establece el marco didáctico del desarrollo. Debe determinar todos los itinerarios posibles del curso, el nivel de interacción que se le permitirá/propondrá al usuario y los recursos de navegación que serán necesarios, como tipología de comandos, instrucciones, ayuda en pantalla… diseño centrado en el usuario (DCU). El diseñador instruccional es el responsable de que el usuario sea capaz por sí mismo de descubrir cómo funciona la interfaz. Debe ser capaz de trabajar en equipo, ser un buen conocedor de la tecnología web, creativo e innovador, orientado al usuario, con conocimientos profundos de usabilidad y accesibilidad. Herramientas: un software específico como Axure es una muy buena herramienta; también puede usarse cualquier editor de imágenes, como Photoshop, y yo he usado incluso PowerPoint para hacer mockups.

Redactor técnicoRedactor técnico: Debe conocer los mecanismos de la narración en medios digitales. Modelo de redacción sencilla y precisa, sin ambigüedades, orientado a transmitir lo que realmente es importante, sujeto+verbo+predicado, con un absoluto rigor gramatical y sintáctico. Y, además, debe adaptar los contenidos y su redacción a las características del grupo de alumnos al que va dirigido el curso, por lo que debe ser versátil y capaz de cambiar de registro. Colabora estrechamente con el pedagogo y el experto en contenidos. El redactor debe acabar dominando, hasta cierto punto, la materia sobre lo que escribe, pues no es posible redactar correctamente aquello que no se entiende. Otro condicionante de la redacción es que debe estimular la interacción del alumno con los contenidos, a través de una redacción específica y concreta de la información, las actividades o los ejercicios. Colabora también con el diseñador gráfico y multimedia, pues su trabajo se concreta al preparar para este un guión que incluya no solo los textos, sino la descripción de los diversos elementos de los que constará el curso en sus diversas unidades. Herramientas: procesadores de texto y herramientas autoras de e-learning como eXe Learning, CourseLab o Xerte. También puede usar editores web WYSIWYG, como Kompozer o Dreamweaver, y le resultaría muy conveniente tener conocimientos de HTML, lo que le permitiría escribir código directamente. También puede llegar a usar gestores de contenido (CMS), como WordPress o Drupal.

DiseñadorDiseñador gráfico y multimedia: Hace visible lo que otros miembros del equipo de desarrollo han planificado. Trabaja con el diseñador instruccional y con el redactor de contenidos. Según las directrices marcadas por el diseñador instruccional, diseñará la interfaz del curso, elemento clave a través del cual el alumno interactúa con el programa. La interfaz debe favorecer que el alumno entienda los contenidos. Se encarga también de diseñar la línea gráfica que caracterizará al producto: signos, símbolos, ilustraciones, gráficos interactivos, animaciones, vídeos, archivos de audio… cada recurso es apto para unos conceptos, el trabajo con el pedagogo permitirá decidir la idoneidad de cada uno de ellos. Es frecuente que un solo diseñador no abarque todos estos frentes y que haya que recurrir a la especialización en cada una de estas posibilidades, una especialización interna o externa. En su caso es aún más evidente el condicionante que citábamos para el redactor técnico de facilitar la interacción del alumno con los contenidos. Por último, colaborará con el programador en el momento de implementar todas las funcionalidades. Esta descripción evidencia que el diseñador debe ser un buen trabajador en equipo, creativo e innovador. Debe conocer los lenguajes de desarrollo web; son básicos HTML5 y CSS. Herramientas: toda la suite Adobe CS; Flash para los gráficos interactivos, Photoshop para editar imágenes e ilustraciones, Premiere para la edición de vídeo o After Effects para animaciones.

ProgramadorProgramador: El programador aporta la estructura informática idónea para desarrollar el curso. Trabaja en colaboración con el diseñador instruccional y el diseñador gráfico y multimedia y, cerca del final del proyecto, realizar las primeras pruebas de funcionamiento. Debe conocer los lenguajes de programación web y los estándares propios del e-learning, como SCORM y AICC. Seguramente, en más de una ocasión tendrá que ayudar a los clientes con la implementación de los cursos desarrollados en sus plataformas LMS, por lo que el conocimiento de estas le será de mucha utilidad. Herramientas: debe dominar lenguajes de desarrollo web como HTML, PHP, XML, XHTML, HTML5, ASP, etc.

TesterTester: La revisión del funcionamiento y el control de calidad son imprescindibles para dar el producto por terminado, asegurando que cumple con las especificaciones requeridas y con los objetivos didácticos marcados, y poder así entregárselo al cliente. Este control de calidad tiene dos dimensiones: las pruebas alfa, encaminadas a validar la funcionalidad del software (funcionamiento correcto de navegación, enlaces, interactividad…) y las pruebas beta, orientadas al usuario, evaluando la usabilidad y accesibilidad, la pertinencia de los contenidos (revisión de textos, por ejemplo), del diseño, etc. El responsable de la calidad del producto debería ser una persona específica, ajena al proceso de desarrollo anterior, pero que domine el entorno y la tecnología web, así como la edición de textos y con consolidadas nociones de diseño. Herramientas: la dispersión de navegadores hace que, si no se sabe en concreto qué navegadores emplearán los usuarios del curso, el tester deba tener instalados los principales navegadores del mercado. Por otra parte, puede valerse de herramientas como el validador de HTML del W3C. Además, es muy común hoy que los productos formativos estén pensados para múltiples dispositivos, con lo que el tester deberá asegurarse también de la interoperabilidad del producto, testándolo en diferentes dispositivos.

Estos perfiles son, no ya frecuentes, sino indispensables en los equipos de desarrollo. Pero cuando hablé de factores de calidad de la formación e-learning me referí también a la importancia de la dinamización. El del dinamizador es más un perfil asociado al cliente que encarga un producto e-learning que a la empresa que lo desarrolla. Se trata, generalmente (cuando no hablamos de un docente), de un técnico de recursos humanos.

DinamizadorDinamizador: Puede tener muchas y muy variadas atribuciones, aunar en sí tres perfiles propios: administrador de la plataforma, tutor y dinamizador propiamente dicho, pero es frecuente, sobre todo en el ámbito de la formación en la empresa, que se concentren en una misma persona. Como administrador de la plataforma deberá estar al tanto de altas y bajas, actualizar contenidos, subir cursos, implementar herramientas, adaptar la plataforma a las necesidades de su empresa, extraer estadísticas e informes, etc. Como tutor debería comportarse como un docente y dominar la materia de que se trate y hacer sentir a los usuarios que hay alguien detrás apoyándolos, y como dinamizador propiamente dicho debe estimular la participación de los alumnos, ayudarlos en sus problemas con la plataforma y gestionar la comunicación y las comunidades que surjan durante el aprendizaje. Herramientas: usará el LMS de la empresa, otros instrumentos de comunicación interna, como intranets o redes sociales corporativas, así como el correo electrónico, programas de mensajería instantánea, etc.

Enlaces y bibliografía, comentados

No quiero dejar de citar algunos recursos disponibles en la web que me han ayudado a plasmar lo que quería contar en estas líneas. Cada uno de ellos aporta su propia propuesta de perfiles profesionales… no hay un consenso como no hay un protocolo de producción establecido y cada desarrollo puede diferir del anterior. Por ello todas las propuestas son válidas y, en los casos que voy a citar,  están bien descritas y argumentadas.

“Organización y gestión de de equipos para el desarrollo de contenidos educativos multimedia”, artículo de María Luisa Santos Pascualena en la revista Red Digital, del antiguo CNICE, hoy INTEF. En este texto disponible en la Red tenemos una aproximación muy bien estructurada al trabajo de todos los perfiles profesionales. En particular, quiero resaltar la introducción al trabajo de pedagogo y las pautas para elegir el mejor modelo de aprendizaje.

“Prácticas de e-learning” de Javier Martínez  y otros, de Ediciones Octaedro, es otra propuesta del catálogo de profesionales que pueden aportar valor a un desarrollo e-learning. Véase el capítulo 2 “Las nuevas competencias en e-learning: ¿qué formación necesitan los profesionales en e-learning?”, de Carlos Marcelo García.

“Planificar una educación de calidad”, libro de Jordi López Camps editado por Praxis, profundiza en el trabajo de cada perfil implicado incidiendo en las competencias necesarias para desempeñar cada uno de ellos.

Por último, quiero comentar que hace poco he conocido, gracias al blog “Usable y Accesible”, un documento del W3C titulado Accesibility Responsibility Breakdown, que distribuye por perfiles profesionales de desarrollo web las responsabilidades de cada uno en términos de accesibilidad. Perfectamente aplicable al desarrollo de e-learning, es también una lista de tareas.

Anuncios