Etiquetas

, , , , , ,

Un screencast es la grabación mediante software, generalmente combinada con audio (voice over), de lo que ocurre en la pantalla de una computadora. Se trata de un archivo de vídeo, no lo confundamos con un screenshot, que es lo que comúnmente llamamos una captura de pantalla. El nombre de screencast surge del blog de Jon Udell, quien en 2004 pidió a sus lectores que propusiesen nombres para bautizar este tipo de vídeos. Los screencast son muy usados para explicar el funcionamiento de aplicaciones, sea con intención de publicitarlas o como tutorial. Combinados con una tableta gráfica, pueden servir para grabar explicaciones de cualquier materia a modo de pizarra digital, como realizó Salman Khan para ayudar a su prima con las matemáticas, actividad que posteriormente devino en lo que hoy conocemos como Khan Academy.

Hay diferentes aplicaciones que nos permiten realizar screencast. Entre las más conocidas y con más recorrido están Camtasia y Adobe Captivate (ejemplos de software propietario) o Camstudio (actualmente de Microsoft Windows, aunque liberado como software libre), pero citaré un par de ejemplos que corren en la nube de forma gratuita o freemium, de modo que no es necesario que instalemos ningún nuevo software en nuestra computadora. Si alguien quiere consultar un listado de aplicaciones para grabar screencasts, puede hacerlo en este enlace de Wikipedia en el que se comparan sus características y se informa de su última actualización, el sistema operativo en el que corre y el tipo de licencia (hay versión de este documento en español, pero a día de hoy no está actualizada). Como antes decía, aquí me voy a limitar a comentar dos casos de lo que es tendencia: la computación en la nube.

ScreenCastOMaticScreenCastOMatic proporciona a sus usuarios la posibilidad de grabar screencasts de hasta quince minutos. ¡Prácticamente un mediometraje! Nunca me cansaré de recomendar la brevedad… defiendo que si lo que tenemos que explicar dura más de cinco minutos, hemos de asegurarnos bien de que un screencast es el mejor formato para hacerlo; si lo es, conviene fragmentar esa explicación en vídeos de menor duración que representen unidades temáticas. Sigo con la aplicación: ScreenCastOMatic permite grabar no solo el monitor, sino también desde webcam, directamente publicar en Youtube o descargar el resultado final a tu computadora en formato mp4, AVI o FLV. Me refiero siempre a la versión gratuita, que añade una marca de agua a tus vídeos. La versión pro cuesta actualmente 15 dólares al año sin marca de agua, y añade las herramientas necesarias para realizar una edición sencilla (al corte) e incluir efectos de zoom, blur o añadir printers en pantalla. Puede funcionar, además, offline.

ScreenrScreenr permite grabar screencasts de forma muy sencilla. Basta con tener instalado Java y darle al botón de grabar. Nos aparece un visor, en el que definimos el área de la pantalla que queremos grabar (del mismo modo que en ScreenCastOMatic), y después le damos de nuevo al botón para comenzar la grabación propiamente dicha. La versión gratuita solamente permite la grabación de vídeos de hasta cinco minutos, lo que debería resultar, en la mayoría de los casos, suficiente. Brevedad, bendita brevedad. Tras terminar la grabación podemos elegir entre descargar el mp4 a nuestra computadora (mac o pecé), compartirlo mediante redes sociales (para lo que es necesario registro) o copiar el código que nos proporcionan para embeberlo en nuestro blog o en la web que queramos. Para ver cómo funciona, es muy útil el siguiente vídeo.

Anuncios